Respiración

Respiración

Todos sabemos que la respiración es esencial para la vida porque proporciona al cuerpo humano la energía que necesita para mantenerse a sí mismo y sus actividades. A pesar de ello, muy pocos en realidad conocen cómo funciona este proceso, y cuáles son las partes del sistema respiratorio.

Al igual que el sistema nervioso, el sistema respiratorio esta compuesto por múltiples elementos que garantizan su correcto funcionamiento. Por esta razón, para entender la forma en que respiramos, es necesario conocer las partes que están involucradas.

¿Qué es la respiración?

Aunque para todo el mundo es un proceso habitual del organismo, la mayoría no conoce la definición médica de la respiración. Así que si no sabes qué significa respirar, aquí tienes la definición:

Respiración es el proceso mediante el cual se inhala aire hacia los pulmones a través de la boca o la nariz, como consecuencia de una contracción muscular, y después se exhala debido a la relajación muscular.

Además, la respiración emplea procesos químicos y mecánicos para suministrar oxígeno a todas las células del cuerpo y al mismo tiempo eliminar el dióxido de carbono. Y es que para reunir la energía necesaria para realizar las funciones biológicas, nuestros cuerpos necesitan oxígeno. Durante ese procedimiento, el organismo produce dióxido de carbono como producto de desecho.

A través de sus zonas de conducción y respiratoria, el sistema respiratorio transporta aire del ambiente a los pulmones, y con ello promueve el intercambio de gases en los pulmones y dentro de las células. Para cuidar a los pacientes con trastornos respiratorios y potencialmente salvar vidas en situaciones de emergencia, el personal médico debe tener una gran conciencia de cómo funciona la respiración, sus signos críticos y sus patrones.

De hecho, cuando se presenta una situación de emergencia, la primera pregunta que se hace es: “¿Está respirando la persona?” También es la primera pregunta que las personas hacen sobre los recién nacidos y lo último que preguntan sobre los moribundos.

También es importante entender que las cosas que comemos se descomponen en nuestro sistema gastrointestinal en moléculas lo suficientemente pequeñas como para viajar por el torrente sanguíneo. Los azúcares son transportados a las células por la sangre, donde las mitocondrias los descomponen químicamente, liberando la energía que contienen.

Para todo ello, las células necesitan oxígeno. De hecho, cada célula requiere energía y oxígeno.

qué significa respiración

¿Cómo se lleva a cabo el proceso de respiración?

Cuando inhalas aire por la nariz o la boca, lo que estas haciendo es respirar. El aire pasa a través de la parte posterior de la garganta hasta la tráquea, la cual se divide en tubos bronquiales, que son como conductos de aire. Estas vías respiratorias deben estar abiertas para que tus pulmones funcionen correctamente. En otras palabras, tus vías respiratorias deben estar libres de edema, irritación y exceso de mucosidad para que respires correctamente.

A su vez, los tubos bronquiales se dividen en conductos de aire más pequeños llamados bronquiolos a medida que se mueven a través de los pulmones. Los bronquiolos terminan en lo que se conoce como alvéolos, que son pequeños sacos de aire en forma de globo. (Hay alrededor de 600 millones de alvéolos en nuestro cuerpo).

Una maraña de arterias sanguíneas microscópicas llamadas capilares rodea a todos estos alvéolos. En dicha área, el oxígeno del aire inhalado ingresa al torrente sanguíneo, y posteriormente la sangre regresa a tu corazón después de absorber el oxígeno. Luego de esto, tu corazón hace circular la sangre por todo tu cuerpo, entregándola a las células de tus tejidos y órganos.

Además, cuando tus células usan el oxígeno, producen dióxido de carbono, el cual también ingresa al torrente sanguíneo. Sin embargo, cuando exhalas, tu sangre lleva el dióxido de carbono de regreso a tus pulmones, donde se elimina de tu cuerpo.

Inhalar y exhalar

Parte fundamental del proceso de respiración es inhalar y exhalar. Es decir, tu cuerpo absorbe oxígeno y exhala dióxido de carbono a través de la inhalación y la exhalación. El diafragma, que es un gran músculo en forma de cúpula debajo de los pulmones, contribuye con este proceso. Lo que hace tu diafragma es tirar hacia abajo a medida que inhalas, generando un vacío que fuerza el aire a tus pulmones.

La exhalación hace que el diafragma se relaje hacia arriba, empujando los pulmones y permitiendo que se “desinflen”.

En qué consiste el proceso de respiración

¿Cómo se limpia el aire que respiras?

Tu sistema respiratorio tiene mecanismos para evitar que sustancias peligrosas ingresen en tus pulmones. El primero de ellos son los pelos de la nariz, los cuales se encargan de filtrar las partículas de mayor tamaño. Los cilios, o pelos diminutos, se desplazan con un movimiento de barrido a lo largo de las vías respiratorias para mantenerlas limpias.

Sin embargo, los cilios, pueden dejar de funcionar si inhalas sustancias tóxicas como el humo del cigarrillo. Esto puede resultar en problemas de salud como bronquitis. El moco es producido por células en la tráquea y los bronquios. Esta mucosidad es la que mantiene las vías respiratorias húmedas. No solo eso, también ayuda a mantener el polvo, las bacterias, los virus y las sustancias que causan alergias fuera de los pulmones.

La mucosidad incluso puede sacar elementos de los pulmones que se encuentran a mayor profundidad. Esto sucede cuando toses o tragas.

Partes del sistema respiratorio

Todos los órganos y otros componentes de tu cuerpo que participan en la respiración y el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono, componen el sistema respiratorio. A continuación te compartimos una breve descripción de las partes del sistema respiratorio:

Partes del sistema respiratorio

Nariz y cavidad nasal

La nariz y la cavidad nasal son el segmento inicial de las vías respiratorias del cuerpo y son la principal abertura externa del sistema respiratorio. La nariz protege la sección anterior de la cavidad nasal. La cavidad nasal, por su parte, es una región hueca cubierta con pelos y membranas mucosas dentro de la nariz y el cráneo. Su función es la de calentar, humectar y filtrar el aire antes de que ingrese al cuerpo y llegue a los pulmones.

La boca

Es la abertura externa secundaria del tracto respiratorio. Se puede usar para complementar o reemplazar las funciones de la cavidad nasal según sea necesario. Sin embargo, la boca no calienta ni humedece el aire que ingresa a los pulmones tan bien como lo hace la nariz. Los pelos y la mucosidad pegajosa que filtran el aire que fluye a través de la cavidad nasal también están ausentes de la boca. A pesar de ello, respirar por la boca tiene la ventaja de una distancia más corta y un diámetro mayor, lo que permite inhalar más aire.

Faringe

Es un embudo muscular que va desde el extremo posterior de la cavidad nasal hasta el esófago y el extremo superior de la laringe. Está compuesta por la nasofaringe, la orofaringe y la laringofaringe. La nasofaringe recibe aire inhalado de la cavidad nasal y lo transporta a la orofaringe. En la orofaringe, el aire inhalado a través de la cavidad bucal entra en la faringe.

El aire respirado luego desciende a través de la laringofaringe, donde la epiglotis lo desvía hacia la abertura laríngea.

Laringe

La laringe es una parte breve de la vía respiratoria que une la laringofaringe y la tráquea. Se encuentra en la parte anterior del cuello, ligeramente por debajo del hueso hioides y por encima de la tráquea. Está formada por varios componentes cartilaginosos que le dan forma. La epiglotis es una porción de cartílago de la laringe que funciona como la cubierta de la laringe al tragar.

Tráquea

La función principal de la tráquea es mantener las vías respiratorias libres para que el aire entre y salga de los pulmones. Además, el moco producido por el epitelio que recubre la tráquea, acumula polvo y otras impurezas, impidiendo que lleguen a los pulmones. Los cilios de la superficie de las células epiteliales mueven este moco hacia arriba en la garganta, donde se puede tragar y procesar en el sistema gastrointestinal.

Los músculos de la respiración

Conjuntos de músculos rodean los pulmones y pueden hacer que se inhale o se expulse aire de los pulmones. El diafragma, una lámina estrecha de músculo esquelético que forma el suelo del tórax, es el principal músculo de la respiración en el cuerpo humano. Se desplaza hacia abajo unos centímetros hacia la cavidad abdominal cuando se contrae, expandiendo la cavidad torácica y aspirando aire hacia los pulmones.

Durante la exhalación, el diafragma se relaja, permitiendo que el aire fluya hacia los pulmones. Además, muchos pequeños músculos intercostales se encuentran entre las costillas y ayudan al diafragma a expandir y comprimir los pulmones. Los músculos intercostales internos y los músculos intercostales externos son los dos tipos de músculos intercostales.

El par de músculos más profundos, los músculos intercostales internos, presionan las costillas para comprimir la cavidad torácica y expulsar el aire de los pulmones. Por su parte, los intercostales externos se encuentran justo debajo de los intercostales internos y sirven para elevar las costillas, agrandar la cavidad torácica y permitir que el aire ingrese a los pulmones.

Pulmones

El interior de los pulmones está formado por tejidos esponjosos con muchos capilares y aproximadamente 30 millones de alvéolos. Como se indicaba anteriormente, los alvéolos son estructuras en forma de copa rodeadas por capilares al final de los bronquiolos terminales. Los alvéolos están bordeados por una fina capa de epitelio escamoso que permite que entre aire e intercambia gases con la sangre que viaja a través de los capilares.

Fuentes:

https://my.clevelandclinic.org/health/articles/21205-respiratory-system

https://es.wikipedia.org/wiki/Respiraci%C3%B3n

https://healthengine.com.au/info/respiratory-system

https://www.healthline.com/human-body-maps/respiratory-system