Producto

Producto

En el siguiente artículo encontrarás el significado de producto, cuáles son los significados que tiene esta palabra de acuerdo a los diferentes ámbitos y de qué manera se clasifica.

¿Qué es un producto? 

La palabra producto proviene del latín productus y posee diferentes significados de acuerdo al ámbito desde el cual se le aborde.

Generalmente utilizamos esta palabra para referirnos a el objeto obtenido tras un proceso de elaboración, a un beneficio que ofrece una empresa o emprendedor o una consecuencia que toma lugar luego de una acción o suceso ocurrido. 

Por ejemplo:

1: El chocolate es un producto elaborado a base de cacao y leche. 

El chocolate representa un objeto que para materializarse debe pasar por una etapa de elaboración o producción. Una vez se culmina con dicha etapa y se obtiene el objeto final, este recibe también el nombre de producto. En este caso el chocolate sería entonces el producto que resulta de un determinado proceso de elaboración.

 

2: La tienda tiene un descuento en este producto.  

Desde el punto de vista del marketing un producto es el beneficio u oferta que una organización ofrece a sus clientes. 

 

3: Su salud es producto de sus excelentes hábitos. 

De acuerdo a este ejemplo podemos identificar la manera en la que la palabra producto es empleada también para hacer referencia a una consecuencia o a un resultado. Según este caso el producto es su salud, la cual es un fruto o consecuencia de sus hábitos. 

Para conocer más sobre cómo el concepto de esta palabra puede variar evaluaremos a continuación las diferentes áreas en las que cobra un significado particular: 

Marketing:

Como lo habíamos evaluado anteriormente, desde el punto de vista de del marketing un producto es lo que una empresa tiene para ofrecer a sus clientes.

 

De acuerdo con la Asociación Americana de Marketing (A.M.A. por sus siglas en inglés), un producto puede ser un bien material y tangible o incluso un intangible que cuente con la capacidad de ser intercambiado y utilizado.

 

Según la A.M.A. un producto es aquello que existe con el fin de llevar a cabo intercambios y satisfacer objetivos a nivel personal y organizacional.

Economía:

Según la perspectiva de la economía un producto es el dinero que se obtiene después de realizar una venta, una inversión o de rentar un bien. De esta misma manera en el ámbito económico también se le llama producto a todos los bienes que se encuentran en el mercado, ya sea en las manos del consumidor o en la vitrina de una tienda. 

Dentro de la economía también son utilizados otros términos que incluyen la palabra producto, estos son:

 

Producto interno:

Se refiere a el total de bienes y servicios creados durante un tiempo establecido dentro de un país. 

Producto interno bruto:

El producto interno bruto o PIB es valor monetario que resulta al hacer un recuento de los servicios y bienes producidos durante un tiempo específico dentro de una economía determinada. 

 

Producto nacional bruto:

El producto nacional bruto o PNB se trata de aquellos productos o servicios que fueron obtenidos gracias a elementos residentes en el país donde se llevó a cabo la producción. 

 

Lógica:

Dentro de esta área se le llama producto lógico a una suma de conceptos o proposiciones.

 

Matemática:

De acuerdo a las matemáticas el producto es el resultado que se obtiene al realizar una multiplicación. Dentro de este ámbito también se le llama producto a ciertas operaciones binarias como lo son el producto cartesiano, producto escalar, producto mixto, producto matricial, etc. 

 

Teoría de las organizaciones:

Según este sector se le llama producto a aquello que una organización elabora con el fin de cumplir con sus políticas internas.  

 

Química:

La química define a un producto como la reacción que tiene lugar después de combinar reactivos. 

 

Bioquímica:

Se le conoce como producto en bioquímica a las moléculas finales de una ruta metabólica o a las moléculas que se generan al actual una enzima. 

 

Clasificación de producto.

Desde la perspectiva del marketing un producto puede clasificarse de diferentes maneras:

 

Productos de consumo o destinados a un consumidor final:

Este tipo de productos son de uso doméstico. Si los dividimos de acuerdo al proceso que realiza el cliente antes de concretar la compra podemos clasificarlos de la siguiente manera: 

Productos de consumo básico:

Aquellos que pueden faltar en la lista de compras. Ejemplo: productos de aseo personal como la crema dental. 

Productos de urgencia:

Se trata de aquellos productos que son requeridos de forma inmediata en situación de emergencia. Ejemplo: pastillas para el dolor de cabeza. 

 

Productos de impulso:

Consisten en aquellos que aunque no se incluyen en la lista de prioridades de compra son muy atractivos a la vista y tentadores para el cliente. Ejemplo: goma de mascar.   

Productos de comparación:

Se refiere a los productos que no son adquiridos de manera frecuente y que son elegidos por el cliente después de un proceso de comparación con otros productos. Ejemplo: electrodomésticos. 

Productos especiales: se refiere a aquellos productos por los cuales el consumidor está dispuesto a pagar una suma mayor con tal de obtener un objeto con características únicas o exclusivas de alguna marca en particular. Ejemplo: un smartphone. 

 

Productos destinados a una empresa o negocio:

Todos los productos nombrados anteriormente pertenecían a una clasificación de acuerdo al consumidor final, por tanto ahora mencionaremos los tipos de productos que son adquiridos por empresas con la finalidad de introducirlos nuevamente al mercado, en la mayoría de los casos luego de haberles realizado algún cambio.

Suministros:

Son los productos que cualquier empresa requiere para su correcto funcionamiento, sin importar aquello que ofrece. Ejemplo: materiales de oficina. 

Bienes de capital:

Son aquellos productos que se consideran parte del activo de la empresa y que se emplean el proceso de producción del producto que ofrece la misma. Ejemplo: máquinas industriales. 

 

Materiales:

Se refiere a la materia prima que es necesaria para crear el producto final. 

 

Productos de alta o baja rotación:

De esta manera se pueden clasificar diferentes productos de acuerdo a su demanda o al tiempo que permanecen en espera de ser adquiridos por el cliente. 

 

Productos temporales:

Se puede incluir dentro de esta categoría a aquellos productos que son producidos únicamente durante ciertas fechas del año. Ejemplo: un árbol de navidad. 

Productos gancho:

Este tipo de productos tiene un costo muy bajo y son producidos para llamar la atención de los clientes e incentivarlos a entrar a la tienda para poder adquirir otros productos de mayor valor. 

 

Características de los productos.

Como pudimos ver anteriormente existen muchos productos que pueden clasificarse dentro de determinados grupos. Sin embargo, hay ciertas características que muchos productos comparten a pesar de la categoría en la que se encuentren. Estas son:

Las características tangibles de los productos:

Se refiere a los precios en los que se comercializan los productos, el envase en los que se presentan, el diseño, el etiquetado y el precio. 

 

Características intangibles de los productos:

Se trata de la calidad de los productos, el signo que permite identificarlo, la imagen que tiene el consumidor del artículo o de la marca que lo elabora y de los servicios que incorpora. 

 

Características técnicas de los productos:

Las características técnicas de un producto son aquellas que no suelen son percibidas por el consumidor. Dichas características solo podrían ser determinadas por un profesional tras llevar a cabo un estudio.

Un ejemplo de características técnicas es la densidad que tienen los productos. 

 

Cómo vender diferentes tipos de productos.

Según el tipo de producto que se quiera vender es necesario aplicar diferentes acciones y técnicas. Lo más recomendado al buscar vender productos es elaborar un plan de marketing en el que se determinen las acciones necesarias para lograr el objetivo adquirir clientes y realizar ventas. 

 

A continuación algunas recomendaciones que se pueden aplicar al vender diferentes tipos de productos: 

 

Productos de consumo básico y productos de urgencia:

Este tipo de productos suelen ser bien conocidos por el cliente, no es muy necesario tanta persuasión para venderlos, lo más importante es ubicarlos en un lugar de fácil acceso. 

 

Productos de impulso:

Estos productos son ubicados con frecuencia dentro de tiendas o mercados en el área de la caja, ya que todos los clientes deben pasar por este lugar de forma obligatoria.

 

De esta manera se garantiza que la mayor parte de las personas que entran a la tienda considerarán comprar el producto.  

 

Productos de comparación:

Para vender estos productos se recomienda colocar todas sus características de manera visible al cliente, de esta manera podrá agilizar la comparación y determinar cuál de los productos es el que comprará. 

 

Productos gancho:

Suelen colocarse en la entrada del comercio para llamar la atención. Una vez que el cliente se siente atraído por el producto gancho puede entrar a la tienda y considerar comprar otros productos de mayor precio. 

Fuentes:

-“Aprende cómo puede ayudarte saber cuales son los tipos de productos para tus estrategias de marketing”. Rock Content.
https://rockcontent.com/es/blog/tipos-de-productos/
-“Diferencia que existe entre PIB y PNB”. ABC. https://www.abc.com.py/edicion-impresa/suplementos/economico/diferencia-que-existe-entre-pib-y-pnb-414722.html
-“Producto”.  Wikipedia.
https://es.wikipedia.org/wiki/Producto
-“Definición de Producto”. Marketing-free.com