Bienestar

Bienestar

Contrario a lo que muchos piensan, el bienestar no solamente tiene que ver con la aptitud física, el ejercicio y la nutrición. Es de hecho, la unificación completa de la propia salud física, mental y espiritual de cada persona.

Aquí en Buscador te explicamos en qué consiste el bienestar, así como la importancia de estar bien con uno mismo. También te compartimos los diferentes tipos de confort y lo que puedes hacer para disfrutar de una mayor comodidad.

¿Qué es bienestar?

Aunque existen distintos tipos de bienestar, esta definición aplica para todos ellos.

El bienestar es el proceso de incorporar comportamientos saludables en la rutina diaria para lograr mejores resultados de salud física y mental, en lugar de simplemente sobrevivir.

Sin embargo, es fundamental comprender la importancia del bienestar y cómo se relaciona con la salud. La salud es definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “una condición de completo bienestar físico, mental y social, en lugar de solo la ausencia de enfermedad o dolencia”.

Por lo tanto, aquellos aspectos de tu estilo de vida que son importantes para ti se consideran elementos del bienestar general. La conexión social, el ejercicio, la nutrición, el sueño y la atención plena se encuentran entre ellos. Cada uno de estos aspectos tiene un efecto sobre tu buen estado físico y emocional.

Dicho lo anterior, estarás bien encaminado para reducir el estrés, tener conexiones sociales agradables y alcanzar un bienestar óptimo, si tomas decisiones simples y saludables cada día. Lo ideal es comenzar a realizar pequeñas modificaciones en cada aspecto y tomarlo día a día. Es decir, una persona no tiene que correr una maratón, ni seguir una dieta extrema para incorporar el bienestar en su vida diaria.

¿En qué consiste el bienestar físico, mental, y emocional?

¿Por qué es importante el bienestar?

Mantener un alto grado de confort es esencial para vivir una vida más plena. El bienestar es importante ya que todo lo que hacemos y sentimos está vinculado a nuestro confort. Además, nuestro bienestar tiene un impacto directo en nuestras acciones y emociones.

Es un ciclo sin fin, y por lo tanto, alcanzar un buen estado físico, emocional, y espiritual, es fundamental para todos. Únicamente de esta manera conseguiremos minimizar el estrés, reducir el riesgo de enfermedades y promover interacciones saludables.

Muchas personas consideran que la “fuente de la eterna juventud”, se encuentra en el espíritu de quienes buscan una salud óptima a medida que envejecen. En otras palabras, al poner tu salud en primer lugar, estas reduciendo las posibilidades de sufrir ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y deterioro cognitivo.

Como se dijo anteriormente, el bienestar se refiere al proceso activo de tomar conciencia y decisiones que conduzcan a una existencia sana y plena. En consecuencia, es un proceso que implica más que simplemente evitar enfermedades. Además de la expansión, es un proceso dinámico de constante cambio.

Tener un buen estado físico y mental es importante porque genera emociones y estados de ánimo positivos. También porque cuando existe bienestar, no existen emociones negativas. Esa persona esta satisfecha con la vida, y por lo tanto, realiza y funciona de forma positiva. Mantener un alto grado de confort es clave para vivir una vida de mayor calidad.

El bienestar mental y emocional

Tipos de bienestar

Algo importante a destacar sobre los tipos de bienestar, es que todos ellos están relacionados entre sí. Por lo tanto, en la búsqueda de una salud óptima, cada tipo de confort es igualmente relevante. En otras palabras, comprender cómo mantener y maximizar cada uno de ellos, puede conducir a un bienestar óptimo.

Descubre a continuación en qué consiste cada uno de los diferentes tipos de bienestar.

Bienestar emocional

El bienestar emocional tiene que ver con la autoestima de una persona. Esto implica experimentar y expresar una amplia gama de emociones, así como aprender a controlarlas en lugar de dejarse gobernar por ellas. Es necesario expresar todas las emociones, incluyendo la ira, los celos, el dolor, etc.

Sin embargo, es aún más importante actuar de manera responsable para que estas emociones te beneficien en lugar de hacerte daño a ti, o a alguien cercano. Puedes aumentar tu deseo de participar en las cosas que disfrutas, ayudar a otros con los problemas que puedan tener y establecer conexiones más sólidas con los demás y contigo mismo controlando tus emociones.

Social

Por su parte, el bienestar social implica realizar conexiones, recibir y brindar apoyo de los demás, así como tener habilidades de comunicación efectivas. Como sabemos, todos los días, las personas interactúan entre sí. En consecuencia, es fundamental saber cómo interactuar con los demás en una variedad de situaciones y cómo manejar amistosamente los problemas interpersonales cuando suceden.

Ser parte de la comunidad y aprovechar todo lo que tiene para ofrecer también es parte del bienestar social. Esto implica ser parte no solo de la comunidad local, sino también del país y del mundo en general.

Físico

El bienestar físico implica actitudes y prácticas que ayudan a nuestro cuerpo a rendir al máximo. Es un tipo de confort donde se fomenta la actividad física regular para mejorar la aptitud cardiovascular, la flexibilidad, la fuerza muscular y el alivio del estrés. Promueve una dieta saludable y se opone al tabaquismo, al consumo de drogas y al consumo excesivo de alcohol. Este aspecto del bienestar alienta a las personas a cuidar su cuerpo para lograr una salud y función óptimas.

Ambiental

Para que podamos tener una salud personal óptima, se requiere bienestar ambiental. Esto implica garantizar un suministro de alimentos seguro, reducir la violencia, mantener una calidad decente del aire y del agua, reciclar con mayor frecuencia y evitar riesgos.

Por lo tanto, es fundamental vivir un estilo de vida que sea consciente del medio ambiente. Esto incluye tratar la naturaleza y los animales que viven en ella con respeto. Dicho de otra manera, es vital respetar a los demás seres vivos que habitan en nuestra zona como respetar el entorno físico.

Intelectual

El pensamiento crítico, el aprendizaje de nuevas habilidades y la creatividad son parte del bienestar intelectual. Las personas pueden mejorar su bienestar intelectual charlando con alguien que tenga un punto de vista diferente, aprendiendo sobre eventos actuales en todo el mundo o leyendo un libro por placer.

Tener una amplia comprensión de una serie de distintos temas, genera un impacto significativo en cómo nos vemos a nosotros mismos, a los demás y a la comunidad en general.

Espiritual

El bienestar espiritual hace referencia a un conjunto de ideas, principios o valores rectores que dan sentido y propósito a la vida. Entre ellos se encuentran la alegría, el amor, la compasión y el perdón. La espiritualidad nos permite alcanzar la serenidad interior y la tranquilidad que necesitamos para superar lo que sea que la vida nos depare.

Podemos descubrir el significado de los acontecimientos de la vida y el consuelo, cuando las cosas no van bien. También la belleza de la vida, la capacidad de ser comprensivo con los demás y el propósito individual, cuando estamos “en contacto” con este componente espiritual del bienestar.

¿Cómo lograr el bienestar físico, emocional y espiritual?

Tal como se indicaba al inicio, no es necesario irse a los extremos para alcanzar el confort en la vida. Basta con empezar realizando pequeños cambios en cada tipo de bienestar para lograr una mejor calidad de vida en todos los aspectos.

¿Cómo lograr el bienestar en la vida?

Si deseas alcanzar el bienestar físico, emocional, y espiritual, puedes seguir estas recomendaciones:

Establecer conexiones sociales

Conectarse con amigos o familiares es un método maravilloso para mejorar tu bienestar físico y emocional. Puedes mejorar tu bienestar social haciendo una llamada telefónica de 10 minutos a alguien en quien has estado pensando. Este es un método fantástico para mantenerte en contacto con las personas que más te importan.

Hacer ejercicio

Otra manera de lograr un buen estado físico, emocional, y espiritual, es haciendo ejercicio. Incluso 20 o 30 minutos de ejercicio diario pueden mejorar tu estado de ánimo y la sensación general de bienestar. ¿No sabes por dónde empezar? Cuando sea posible, basta con caminar a paso ligero durante la hora del almuerzo o subir las escaleras en lugar de usar el ascensor.

Alimentación saludable

La alimentación saludable es una pieza clave para tener buena salud en general. Lograrás convertirte en una persona más saludable al agregar ingredientes nutritivos a tu dieta. Por lo tanto, es buena idea que consideres llevar contigo una manzana y otras verduras crudas en tu equipaje como un refrigerio conveniente. Cuando no te sientas bien, esto puede ayudarte a evitar las máquinas expendedoras o la comida chatarra.

Dormir mejor

Para alcanzar el bienestar en tu vida, es necesario que tengas en cuenta tus hábitos de sueño. Lo ideal es que evites el consumo de café después de las 12 p.m. También es buena idea participar en actividades tranquilas y relajantes antes de acostarte. No solo eso, debes procurar levantarte a la misma hora todos los días. Todos estos consejos básicos te ayudarán dormir mejor.

Consciencia plena

¿Sabías que practicar la consciencia plena es beneficioso para el cuerpo y la mente? De hecho, ayuda a la concentración y transforma el cerebro. En consecuencia, dedica tiempo a pensar en tu propia consciencia y en cómo te sientes en este momento. Empiece a practicar la consciencia plena hoy. Cuanto más aproveche tus propios pensamientos, más consciente serás de cómo reaccionas ante eventos estresantes.

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/

https://www.physio-pedia.com/The_Concept_of_Wellness

https://www.medicinenet.com/what_is_health_and_wellness/article.htm

https://biosciences.stanford.edu/current-students/resources/health-and-wellness-resources/wellness-matters/

https://www.wm.edu/offices/wellness/about/eight-dimensions/index.php