Tríptico

Tríptico

En su esencia más básica, un tríptico es una imagen en tres partes. También se le considera un formato muy popular en las artes por una variedad de razones. Además, están diseñados para mostrarse juntos como una única pieza.

Los trípticos pueden ser grandes o pequeños. Es común que incorporen bisagras para una exhibición de pie, aunque también pueden colgarse por separado en la pared. Se emplean en cualquier medio artístico, incluyendo pinturas, dibujos y fotografías.

Lo que se busca es crear una obra de arte que sea convincente. También para contar una historia. Aquí en Buscador te contamos todo acerca del tríptico.

¿Qué significa tríptico?

La palabra tríptico proviene del griego ‘τρίπτυχο‘, que significa “tres capas” o “plegado en tres”. Basado en lo anterior, la definición de tríptico es la siguiente:

Es una obra de arte, un cuadro pintado o impreso en tres paneles o secciones. Cada panel se encuentra unido por bisagras, por lo que básicamente es una pintura dividida en varias secciones.

Históricamente, el tríptico se ha utilizado en los retablos. Se caracterizan por tener un panel central grande, así como dos paneles más pequeños pintados dentro de los lados plegables. Además de ser funcionalmente apropiado, su naturaleza triple refleja el simbolismo religioso del número tres.

Pintura de tres paneles

La estructura dramática de tres actos también es evidente en el uso del formato de tríptico por parte de muchos artistas. En este caso los paneles representan un principio, un intermedio y un final.

Historia y propósito del arte tríptico

Las pinturas trípticas aparecieron por primera vez en el arte cristiano temprano. Esto es a partir de la Edad Media. Creados como retablos, su función principal era la de promover la devoción o la oración.

Retablo - pintura de tres partes

Generalmente, en el panel central se muestra la narrativa principal de la historia. Por su parte, los paneles izquierdo y derecho incluyen detalles adicionales. En ocasiones, estos paneles representan a los patrocinadores o comisionados de la pintura.

Funciones y significados

A lo largo de la historia, el formato de tres paneles de un tríptico ha tenido varios significados y funciones interesantes. Por ejemplo:

  • Las bisagras facilitaron el almacenamiento y transporte de la pintura. Es decir, al plegar la obra es más pequeña y compacta. Al mismo tiempo se protege la superficie pintada.
  • Con frecuencia, los artistas pintaban escenas adicionales en el reverso de los paneles laterales. De este modo, cuando los paneles laterales se cerraban, dichas escenas eran visibles.
  • Por otro lado, el formato de tres paneles también refleja el concepto de la santa trinidad, uno de los pensamientos más importantes en el cristianismo.
  • Además, en el panel central más grande, con dos paneles más pequeños a cada lado, se hace referencia a la arquitectura y el diseño de las iglesias cristianas.
  • Debido a que muchas pinturas trípticas se crearon como retablos. Es probable que se eligiera el formato horizontal para imitar la forma horizontal del altar.
  • A menudo se supone que los trípticos se leen de izquierda a derecha.

¿Por qué se usa el tríptico en el arte?

La manera en que un artista usa los tres paneles de un tríptico puede variar. A veces los tres paneles pueden fluir juntos para formar una sola escena unificada. También pueden funcionar cada uno como una pintura individual.

Pintura compuesta de tres paneles

 

Por lo general, siempre hay un fuerte sentido de coherencia en términos visuales.

Un artista puede utilizar un tríptico por cualquiera de las siguientes razones:

  • Para darle al arte una narrativa en el sentido inicial, intermedio y un final de una historia.
  • También para continuar un tema a lo largo de tres secciones.
  • Incluso se utiliza como una forma de analizar un tema desde múltiples perspectivas o con diferentes técnicas.
  • Los trípticos también permiten mostrar la progresión de un tema, así como su crecimiento o declive.
  • Se utiliza también para mostrar tres elementos separados que se relacionan y se complementan entre sí.
  • Para dividir una pieza muy grande y facilitar su transporte, almacenamiento y exhibición.

Cómo crear y mostrar un tríptico

Al crear un tríptico es importante mantener la uniformidad en cada pieza. Si la obra final no tiene un estilo o elemento técnico que conecte los paneles individuales. La pieza final pierde su impacto en el espectador.

Pintura de tres secciones

Además, los trípticos pueden resultar abrumadores o confusos si el formato no se utiliza con prudencia. Para lograr continuidad se puede usar una línea de horizonte constante. También un fondo, una paleta de colores unificada, un manejo consistente del tema o una progresión del tema.

Igual es importante que los paneles se muestren de la misma manera. Por lo tanto, es común que siempre se use un soporte para cada panel. Por un lado, el tablero y el lienzo son populares entre los pintores.

Sin embargo, los dibujos y pinturas sobre papel deben hacerse con el mismo material, al igual que las fotografías.

Además, cada pieza del tríptico debe tener la misma técnica de enmarcado, el mismo tapete o la misma lona. Los accesorios para colgar deben colocarse de manera que los paneles sean fáciles de colgar en una línea uniforme.

También es importante asegurarse que se pliegue fácilmente y descanse uniformemente sobre una superficie. Es común que algunos artistas opten por hacer los tres paneles del mismo tamaño.

Otros prefieren paneles más anchos y delgados en los lados, con la pieza central más grande. También se pueden usar paneles delgados o gruesos si es adecuado para la pieza que se este diseñando.

Adicionalmente, los trípticos se cuelgan en forma vertical y se leen o ven de izquierda a derecha. Con la temática y la composición adecuadas, un tríptico horizontal también puede ser una pieza de exhibición.

Los trípticos más famosos del mundo

Aunque no son muchos los pintores destacados en el arte del tríptico. A lo largo de la historia han existido verdaderos maestros pintores que han brillado por sus obras. Uno de los máximos referentes de la pintura tríptica, fue sin duda Hieronymus Bosch, mejor conocido como El Bosco.

El jardín de las delicias – Hieronymus Bosch

Pintado entre 1490 y 1510, este no es un tríptico típico de la época debido a su temática surrealista. De hecho, los historiadores creen que no fue pintado para un entorno religioso, sino encargo individual.

Tríptico de el hardín de las delicias

Se interpreta como la creación del hombre, junto con las tentaciones a las que se enfrentan los humanos. El panel final describe las consecuencias de ser víctimas de dichas tentaciones.

El Bosco pintó una escena adicional en el reverso de los paneles exteriores, visible cuando los paneles laterales están cerrados. Los artistas holandeses como Bosch, pintaban estas escenas exteriores usando la técnica pictórica grisalla.

El tríptico Ashwellthorpe – Maestro de la Leyenda de la Magdalena

En este tríptico, el panel central representa los Siete Dolores de María. Por su parte, los paneles laterales muestran a Christopher Knyvet, de Ashwellthorpe, Norfolk, y a su esposa Catherine como donantes. Ambos personajes se encuentran acompañados por sus santos e identificados por sus escudos de armas.

El tríptico Ashwellthorpe – Maestro de la Leyenda de la Magdalena

En el dorso del tríptico se pueden ver figuras en grisalla de los santos Juan Evangelista y Bárbara. Múltiples versiones de una imagen en formato retrato de “La Magdalena”. Fueron pintadas por el Maestro de la Leyenda de la Magdalena entre los años 1510 a 1520.

Inicialmente se pensaba que dicho tríptico representaba a María de Borgoña disfrazada de la Magdalena. Sin embargo, poco después se descubrió que en realidad era su hija, Margarita de Austria.

Además, el halo dorado sobre la modelo representa la santidad. La mujer en la pintura usa un vestido parecido a los que usaban las cortesanas en el siglo XVI. Esto era algo representativo del pasado impuro de María Magdalena.

El tríptico de Morrison

En el Museo de Lisboa se encuentra este tríptico denominado Tríptico Morrison. En el panel central se representa a la Virgen con el Niño. Obsequiado por lo que podría ser un ángel, aunque sin alas que le está ofreciendo una fruta o un pequeño pastel.

El tríptico de Morrison

En los paneles laterales se muestran a la izquierda, a San Juan Bautista y a la derecha a San Juan Evangelista. Ambos santos se muestran con la típica pose del pie orientado hacia el espectador. Esto crea un efecto de trampantojo, como si los personajes quisieran salirse del marco en la escena que representan.

Tríptico del carro de heno – Hieronymus Bosch

Este es un tríptico que representa el tema del camino de la vida. Cuando esta cerrado, se muestra un anciano pobremente vestido, el cual carga sobre sus espaldas un cesto. Al mismo tiempo se defiende con su bastón de un perro que le acecha.

Tríptico del carro de heno – Hieronymus Bosch

El tríptico también describe el contenido del salmo. De hecho, se indican cuatro puntos claves. El primero es el necio y la maldad de su entorno. El segundo son los hijos de los hombres. El tercero es Yavé, desde la parte alta, donde contempla la forma en que se ha corrompido a los hombres.

El cuarto muestra el castigo, y al abrirse completamente revela los tres actos del drama de la humanidad. Es decir, la aparición del mal, el desarrollo del mal en los hombres, y el posterior castigo en el infierno.

Actualmente este tríptico se encuentra en el Museo del Prado, en Madrid, España.

Video sobre el tríptico

A continuación puedes ver un video sobre el tríptico para complementar lo aquí mencionado.